Cantabria

El Escudo, por Los Pandos

Longitud: 7,1 km
Altitud: 1011 m
Desnivel: 633 m
Porcentaje: 8,92 %
Coeficiente: 185

Localización: El mas habitual de los caminos que han unido Cantabria con la Meseta ha sido la N-623. En ella nos situamos para afrontar el puerto de paso de El Escudo, dejando atrás Puente Viesgo remontando el río Pas y adentrándonos, para ascender el puerto, en el Valle de Luena.

Especificaciones: Carretera perfecta en cuanto a asfalto se refiere, pero con abundante tráfico. No olvidemos que circulamos por una carretera nacional.

Fuentes: Hay una fuente es San Miguel de Luena y otra en Bollacín.

 

Descripción: Muchos son los que consideran que este puerto comienza en Entrambasmestas, y es que ahí, en ese cruce de caminos entre la N-623 y la CA-263 que nos lleva a Vega de Pas, ya comenzamos a descubrir que si queremos abandonar la verde Cantabria y llegar a la ancha Castilla debemos afrontar un pequeño reto en forma de puerto de montaña. escudo mapEn Entrambasmestas, decía, dejándola atras, para ser mas exactos, encontramos ya algunas rampas de cierta entidad, alguna incluso superior al diez por ciento, que nos pondrá sobre aviso sobre lo que viene a continuación, pero no será hasta la localidad de Los Pandos donde comience la subida propiamente dicha.

 

Aquí, en Los Pandos, dejando atrás el arroyo Selviejo y adentrándonos en el valle de Luena afrontamos el puerto del Escudo, uno de los grandes puertos de España, uno de esos puertos que hace veinte o veinticinco años, antes de descubrirse las grandes y recónditas, en algunos casos, subidas que tenemos repartidas por toda nuestra geografía, oías y te echabas a temblar. Y es que El Escudo sigue teniendo su fama, y, por supuesto, su dificultad. Desde Los Pandos en ningún momento vamos a bajar del ocho por ciento, en sus algo mas de siete kilómetros de subida, encontrándonos dos kilómetros completos con porcentaje superior al diez por ciento.

 

Ya al final del primer kilómetro, cuando dejamos atrás la localidad de San Miguel de Luena encontramos una rampa del 12%, aunque será en Bollacín donde suframos de verdad las temibles rampas de este coloso, con una sucesión zonas con rampas superiores a dos dígitos. Es en esta zona entre San Miguel de Luena y Bollacín donde encontramos la zona mas conocida de El Escudo y la mas fotografiada, seguramente, por los cicloturistas, cuando la carretera se retuerce sobre si misma en una sucesión de rampas, que ni llegan a ser de herradura, ni tampoco de vaguada, y que te hacen ganar altura rapidamente mientras luchas contra su pendiente.

 

Tras Bollacín, y tras un breve respiro, nos encontramos otra sucesión de rampas superiores al diez por ciento. Después, tras suavizar minimamente de nuevo la carretera, afrontamos el kilómetro mas duro de toda la subida, un kilómetro completo al doce por ciento que nos hará desear finalizar por fin este coloso cantabro. Y ya estamos cerca de ello. Una vez franqueado este pequeño muro, y llegados al mirador de Padanía, donde bien merece la pena entretenerse un buen rato a deleitarnos con los espectaulares parajes cántabros que dejamos atrás, coronamos el puerto de El Escudo, que tanto esfuerzo nos ha llevado, y unos metros mas adelante dejamos atrás Cantabria y nos adentramos en Castilla a través de Burgos.