Ávila

Arrebatacapas, por Cebreros

Longitud: 13,2 km
Altitud: 1227 m
Desnivel: 519 m
Porcentaje: 3,93 %
Coeficiente: 79

Localización: En la localidad de Cebreros. En el mismo pueblo, hay un cruce de carreteras en el que se juntan la AV-502 y la AV-504. Allí mismo tomaremos la AV-503 que es la que nos conduce hasta Ávila por Arrebatacapas, dejando a nuestra espalda la AV-511.

Especificaciones: Carretera bacheada pero en buen estado. Con señalización horizontal en los laterales.

Fuentes: En el mismo cruce donde tomamos la AV-503 hay una, en un pequeño parquecito. Otra encontraremos en la primera herradura, y otras dos una vez superado el primer descanso del puerto.

Arrebatacapas

Descripción: Arrebatacapas, o como saber donde empieza un puerto, pero no donde termina....

Tenemos claro que el puerto de Arrebatacapas comienza en Cebreros, localidad natal del expresidente del Gobierno Adolfo Suarez, pero cuesta ponerse de acuerdo para decir donde termina el puerto. Unos, los menos, dicen que su conclusión tiene que coincidir con el cartel que señala Puerto de Arrebatacapas, pasado el kilómetro cinco de subida, pero nada mas lejos de la realidad, ya que tras un pequeño descenso, la carretera vuelve a ponerse mirando al cielo, y presentandonos los dos kilómetros mas duros de la ascensión. Coincidiendo con el final de estos dos kilómetros, hay otras muchas opiniones que colocan aquí el final del puerto de Arrebatacapas. En esta ocasión, y dejándonos, como siempre, llevar por opiniones y experiencias propias, colocaremos el final del puerto de Arrebatacapas en el cruce que nos conduce hasta La Cañada, haciendo un total de kilómetros por encima de trece. Fueron tantas las dificultades, y la exigencia que me pidió la carretera en estos tres últimos kilómetros que no puedo menos de colocar aquí el final de la ascensión, bien es verdad que en estos últimos kilómetros encontraremos un gran tramo de descenso y otro practicamente llano, pero es que la ligera subida y el fuerte viento, por regla general de cara, van a hacer que hasta que no veamos el comienzo del descenso hacia San Bartolomé de Pinares no vamos a poder considerar terminado el puerto de Arrebatacapas.

Centrándonos exclusivamente en el puerto en si, Arrebatacapas es un puerto de los que gusta subir, la primera parte de el, de la segunda luego hablamos.

Una vez abandonamos Cebreros, el puerto nos va a empezar unas preciosas vistas de la localidad y de los alrededores. Encontraremos grandes rectas en esta primera parte, y, superado el segundo kilómetro, en ambos lados de la carretera nos acompañarán los viñedos, lo que va a seguir haciendo muy agradable nuestra ascensión. Durante esta primera parte de subida la pendiente media va a rondar siempre el 5,5%, eso si, dependiendo del viento, tras superar alguna de las curvas de herradura, vamos a sufrir mas de la cuenta si Eolo se pasea por allí.

De esta manera llegaremos al lugar donde se encuentra el cartel del puerto de Arrebatacapas, pero no el final del mismo. Foto de rigor si no la hemos hecho antes, y a seguir carretera. Tendremos ahora un suave descenso, cercano a un kilómetro en medio de los pinos para desembocar en un pequeño riachuelo. Allí, en el puente sobre ese riachuelo comenzaremos a afrontar la parte mas exigente de la subida. Serán dos kilómetros largos al seis por ciento que concluiremos con una doble curva de herradura. A estas alturas del puerto la vegetación brilla por su ausencia, allá, a la izquierda, pero lejos tenemos el espeso robledal y pinar, pero por donde transcurre la carretera es todo yermo, lo que va a provocar que el viento campe a sus anchas, y por regla general soplando en contra de la subida. Provocará el viento y lo árido del paraje que tengamos la sensación de no terminar nunca la subida, a pesar de que lo mas duro ya lo hemos pasado y solo nos resta un para de rampas serias y después tramos de falsos llanos o de muy suave pendiente ascendente, pero, el que haya transitado por allí me dará la razón y sabrá muy bien que hasta que no llegas al cruce de La Cañada no puedes dar por concluida la ascensión.

Más en esta categoría: Cruz de Hierro, por Aldeavieja »