León

La Camperona

Longitud: 3,3 km
Altitud: 1597 m
Desnivel:406 m
Porcentaje: 12,30 %
Coeficiente: 196

Localización: Nos situamos en el valle minero de Sabero, con el río Esla y los Picos de Europa de testigos. Para llegar, primero a Sabero, y luego a Sotillos de Sabero, para iniciar la subida, debemos dejar atrás la carretera N-621. Tras pasar Cistierna enseguida tomaremos el cruce dirección Sabero, dejando en ese momento la N-621 y cogiendo la CL-626. Cruzamos el puente sobre el río Esla y dejamos a la derecha el Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León. A partir de este momento ya comenzamos a notar la carretera ascendente, pero dejaremos para otro día esta medición y nos centraremos en lo que es la Camperona en sí, desde la localidad de Sotillos de Sabero.

Especificaciones: Carretera estrecha pero en buen estado. A raiz de la llegada de la Vuelta se reasfaltaron algunos tramos que estaban mas descarnados. Buen estado en general.

Fuentes: En Sotillos hay una en el mismo cruce donde se inicia la subida, y en el pueblo, junto a la iglesia otra, parada, por lo tanto, obligatoria en Sotillos a llegar los bidondes, si nos quedamos sin agua esto será un infierno.

 

Descripción: La Camperona es uno de esos muros que no pasan desapercibidos, como suele pasar en las subidas que tienen rampas superiores al 20%. En la Camperona vamos a superar estos porcentajes, pero es que además de superar el 20% vamos a tener muchas, muchísimas zonas que se alternan entre el 15 y el 20 por ciento.

 

Dejamos lacamperona mapatrás la CL-626 para tomar el desvío hacía Sotillos de Sabero. Apenas serán trescientos metros mas o menos suaves, ya que tras pasar delante de la iglesia del pueblo nos vamos a encontrar  con el desvío hacia la montaña, hacía  la Camperona. Aun tendremos otros tantos metros suavecitos, hasta llegar al cemenerio de la localidad. Es a partir de este momento, tras una doble curva donde empieza este pequeño infierno.

 

Ya no vale la pena ir mirando el Garmin. Solo llega a desesperar..., las dobles cifras son continuas, pero por encima de 15%..., y tras una curva a izquierda esa larga recta que se hace interminable: 18%, 19%, 18%... muchos metros con estos porcentajes, ya no solo vale llevar un desarrollo adecuado, tambien hay que mentalizarse para estos muros.

 

Superada la temible recta todavía queda un tramo duro, muy duro antes de llegar a un pequeño descanso que va a venir de lujo para coger un poco de aire y afrontar otra larga recta que nos acerca a la cima, y que aunque ronda el 13, 14 y 15 por ciento, mas llevadero que lo que hemos dejado atrás se hace mas larga por las ansias de llegar a la antena que vemos al fondo y que significa el fin del sufrimiento de esta subida.

 

Arriba, una vez recuperado el resuello, en la explandada junto a la antena nos podemos deleitar con la panorámica, espectacular, que desde allí nos depara todo el valle de Sabero, del Esla y los Picos de Europa.

 

 

 

Más en esta categoría: « Valporquero, por Felmín, río Torío