Salamanca

Aldeacipreste por Arroyo Valtorneros

Longitud: 2,2 km
Altitud: 913 m
Desnivel: 157 m
Porcentaje: 7,14 %
Coeficiente: 33

Localización: Para comenzar la subida hasta Aldeacipreste, debemos situarnos en la carretera que hay entre Horcajo de Montemayor y Colmenar de Montemayor, es decir, la DSA-260. Cerca de Horcajo hay un cruce que indica Aldeacipreste. Es el que debemos tomar. La carretera es la DSA-284, y comenzaremos la ascensión una vez superado el paso canadiense a la altura del Arroyo Valtorneros.

Especificaciones: La carretera está en perfectas condiciones. Asfalto perfecto, arreglada hace poco tiempo, con señalización horizontal en los laterales de la misma, y con poquísimo tráfico. Algún ganadero que va a atender a su ganado es a quien nos podremos encontrar.

Fuentes: No las hay en la subida.

Aldeacipreste

Descripción: La subida a Aldeacipreste desde el Arroyo Valtorneros es una pequeña pero dura tachuelilla. Son algo mas de dos kilómetros de ascensión los que tendremos que salvar para llegar al pueblo de Aldeacipreste, pero con varias rampas con porcentajes del 12%.

La subida a Aldeacipreste se ha utilizado mas de una vez en carreras de aficionados en la provincia de Salamanca, dada su buena situación para enlazarlo con Béjar, Montemayor del Río, o incluso con la zona del Portillo de Batuecas y Sierra de Francia a través Colmenar de Montemayor o por el otro lado a través de Horcajo y Escobaderos.

Es una zona ideal para hacer rutas dadas sus enormes posibilidades montañosas, sin necesidad, si no queremos llegar a ello, de enfrentarnos a grandes montañas de la Sierra de Béjar, es decir, rutas para disfrutar.

En cuanto a la subida que nos ocupa hoy, ya digo que nos hará sudar de lo lindo en alguna de esas rampas al 12%. Casi la totalidad de la misma transcurre en mitad de un gran robledal, lo que nos garantizará sombra, cuando, en los meses estivales, el riguroso astro nos exiga un poco mas que nuestro propio esfuerzo.

Con las vacas que campan a sus anchas a lo largo de toda la subida, dejaremos atrás los robles para aparecer en una zona totalmente despejada, donde las rocas graníticas, algunas con caprichosas formas, nos terminarán por acompañar en nuestro trayecto hasta la cima, trayecto, este último que nos depara largas rectas, interminables, con las montañas de la Sierra de Béjar, nevadas casi todo el año, a nuestra izquierda, pendientes de nuestros movimientos.

La subida finaliza en el paraje conocido como Horcajuelo, un kilómetro aproximadamente antes de llegar al pueblo de Aldeacipreste.