Portugal

Freixo de Espada á Cinta, por Saucelle

Longitud: 5,9 km
Altitud: 542 m
Desnivel: 369 m
Porcentaje: 6,25 %
Coeficiente: 80

Localización: La subida a Freixo de Espada á Cinta se inicia justo sobre el río Duero, Douro a partir de ahora. Estamos en Las Arribes del Duero en la frontera natural que es el río Duero entre España y Portugal. Iniciamos la ascensión en el embalse de Saucelle.

Especificaciones: Los primeros dos kilómetros, no llega, uno ochocientos, por carretera local, encontramos una carretera buena de piso, aunque un poco desgastada en algunas curvas. A partir del cruce pasamos a una carretera perfecta, no en vano es una nacional portuguesa, la N221. El asfalto es impecable. Encontramos señalización horizontal tanto en el centro como en los laterales de la calzada.

Fuentes: No se divisaron, pero podemos parar en cualquiera de las Quintas existentes a llenar los bidones.

 

Descripción: Estamos en el Parque Natural del Douro. freixo mapUn magníifico paraje que une este parque natural a ambos lados de la frontera, que marca el mismo río Duero, y que se sitúa en las comarcas de Las Arribes en Salamanca, en España, y en las regiones de la Beira Interior y Tras-Os-Montes, ya en Portugal.

 

Para llegar al inicio de este puerto, antes tenemos que haber descendido hasta el río Duero, bien lo hayamos hecho por Hinojosa de Duero, o por Saucelle, o si venimos de Portugal, claro está. En las opciones españolas, antes de llegar al embalse de Saucelle hemos de descender el puerto de Saucelle, o el de Hinojosa, no queda otra opción para poder subir luego a Freixo.

 

Situados ya en el embalse de Saucelle, barragem, que llaman por aquí a los embalses, nada mas cruzar la frontera comienza el puerto. Y es el comienzo del mismo la zona mas dura de toda la subida. Desde aquí hasta llegar a la N221 vamos a tener un kilómetro y ochocientos metros con una pendiente media superior al ocho por ciento y con alguna rampa que alcanzará hasta el 13% de pendiente.

 

Es esta una zona donde abunda el almendro y las vides. Los agricultores cultivan en terrazas para salvar el desnivel que el terreno provoca. Terreno escarpado y que da poco lugar a grandes superficies de siembra, todo lo contrario que ocurre apenas un par de kilómetros mas arriba, ya camino de Freixo donde la extensión de la siembra de vides aumenta considerablemente.

 

Al llegar a la N221, el cruce nos indica a la izquierda hacia Barca d'Alva y a la derecha, nuestra ruta, hacia Freixo. La N221 es una de las mejores carreteras, en esta zona pegada al Douro, que he encontrado para andar en bici. Como todo dependerá de la época del año y de la afluencia de tráfico, pero el disfrute al tomar sus curvas, el perfecto estado del asfalto y el paisaje alrededor hacen de esta zona una de las de mayor disfrute para el cicloturista.

 

Seguimos pues hacia Freixo de Espada á Cinta ya por la N221, y en estos dos kilómetros siguientes notaremos lo que deciamos en el párrafo anterior: es una carretera para disfrutar. Ha bajado la pendiente, la carretera está muy bien trazada, el clima es muy benévolo en cualquier época del año y los viñedos de las numerosas Quintas que hay por aquí nos van a hacer disfrutar mucho. Pero no nos confiemos. Cuando llegamos a una amplísima curva de vaguada, y topamos de bruces con una larga recta, la cosa vuelve a cambiar. Varias rampas del diez por ciento para completar un kilómetro al 8,2% nos devuelven a la realidad del sufrimiento sobre la bici. El sufrimiento del disfrute. Una vez hemos superado este duro kilómetro, suaviza un poquito el porcentaje, pero aun nos quedan novecientos metros para concluir la subida. Ésta concluye unos centenares de metros antes de llegar al pueblo, en el cruce que hay junto al campo de fútbol de la localidad.

 

Y una vez llegados aquí, como no hablar un poco de Freixo de Espada á Cinta y de este curioso nombre. Una traducción literal del nombre de esta localidad portuguesa nos haría llamarla FRESNO CON ESPADA AL CINTO, y esto, como no, tirando de leyendas y de historias contadas de padres a hijos, nos hace descubrir el por qué de este nombre. Dice una leyenda local, que hace mucho, mucho tiempo, aconteciendo una gran batalla en la zona, un caballero, perseguido por muchísimos enemigos, y viéndose casi derrotado, decidió amarrar su espada en el tronco de un árbol (un fresno, por lo visto), de tal forma que la sombra que proyectó dicho árbol pareció ante los ojos de los perseguidores, un enorme gigante que llevaba su espada ceñida al cinto, ante lo cual decidieron huir aterrados ante tal monstruo. Fuera como fuere, el caballero llegó sano y salvo al lugar y como tal fresno fue decisivo en aquella batalla, desde entonces aquel lugar se conoce como Freixo de Espada à Cinta.

 

Es, hoy en día Freixo, un municipio próspero donde tiene vital importancia la artesanía, en madera, hierro o piedra, pero destacando por encima de las demás, la artesanía de la seda, que va desde la crianza del gusano de seda hasta su extracción y elaboración.

 

Más en esta categoría: « Ligares por N-221