Portugal

Nossa Senhora de Graça por Mondim de Basto

Longitud: 11,2 km
Altitud: 912 m
Desnivel: 702 m
Porcentaje: 6,27 %
Coeficiente: 146

Localización: Nossa Senhora de Graça, en la cima del Monte Farinha domina toda la zona de Basto. Nosotros iniciaremos la subida en Mondim de Basto, en la carretera N312.

Especificaciones: Carretera perfecta.

Fuentes: En Mondim y Pedravedra. No se apreciaron en la subida.

Nossa Senhora de Graça por Mondim de Basto

Descripción: La subida a Nossa Senhora de Graça es, sin duda, el alter ego, en Portugal de la subida al Santuario de la Peña de Francia, en Salamanca. Muchas son las coincidencias entre estas dos subidas: el santuario de la cima dedicado a una virgen, de Graça o de la Peña de Francia, el coronar la montaña en si, y el sacacorchos, que diría mi amigo Buru, de los últimos kilómetros de cada una de las subidas en los que la carretera se enrosca sobre la montaña.

Dejando atras estos paralelismos, Graça se presenta como un puerto mas duro, sobre todo porque vamos a encontrarnos zonas donde la pendiente llega a alcanzar el 15 y 16% de desnivel.

El inicio de la subida, en Mondim, es bastante suave, pero cuando dejamos la N213, y tomamos el cruce a la derecha buscando ya la cima del Monte Farinha, la cosa comienza a ponerse mas seria. En seguida una rampa del 11% nos avisa de la situación, aunque por suerte para nuestras piernas rapidamente tenemos una larga zona suavizada en la dureza de la montaña, coincidiendo con la primera zona recreativa. A partir de ahí tendremos dos duros kilómetros donde vamos a superar varias rampas de doble dígito, para llegar al kilómetro seis de la subida y encontrarnos otro descansillo.

Desde aquí nos quedan cuatro kilómetros para coronar. Cuatro kilómetros que nos harán sufrir de verdad, máxime cuando vemos tar cerca la basílica que corona la montaña. Parece que ya la tenemos al alcance de la mano, pero ese "sacacorchos" del que hablábamos antes y que nos va a hacer rodear por completo la cima de la montaña, nos va a mostrar la dureza de Graça, teniendo que superar en estos kilómetros finales rampas del 15%.

El tramo final, adoquinado, nos hará desear llegar cuanto antes a la cima. Y una vez allí, toca deleitarse con las magníficas vistas de la zona que nos ofrece este increible paraje del Monte Farinha con la basílica de Nossa Senhora de Graça en su cima.