Portugal

Ligares por N-221

Longitud: 10,4 km
Altitud: 579 m
Desnivel: 448 m
Porcentaje: 4,31 %
Coeficiente: 89

Localización: Justo al cruzar a Portugal, desde Salamanca, por Vega Terrón, en Barca d'Alva cruzamos el Douro y seguimos por la N221 a la derecha en dirección a Freixo. A unos dos kilómetros sale a la izquierda el desvío hacia la Quinta da Alva, que nos llevará posteriormente a Ligares.

Especificaciones: El primer tramo de la carretera es malo, el primer kilómetro un camino rural asfaltado. En nuestra última visita estaban arreglando a partir del kilómetro seis de subida, por lo que es de presumir que ahora estará la carretera perfecta desde ese punto al menos.

Fuentes: Casi arriba del todo, antes de llegar al km 10 hay una a mano izquierda.

Ligares

Descripción: Es esta la vertiente "suave" de Ligares. La más dura es la que sale directamente de Barca d'Alva.

La subida se inicia desde la carretera nacional N221, paralela en esta parte al río Duero, se comienza a subir casi desde el mismo río. El desvío que tomamos a la izquierda comienza con una dura rampa sobre una carretera muy estrecha. Realmente es un camino rural semiasfaltado, ya que predomina la piedra, pero transitable perfectamente. Esta dura rampa no mas larga de quinientos metros, nos lleva hasta la Quinta da Alva. A partir de aquí vamos a tener unos kilómetros casi llanos, pero que merecerán la pena por los parajes por los que transcurren. Estamos inmerson en un pequeño desfiladero. Un paraje muy bonito en el que apenas vamos a encontrar presencia humana y donde si podremos ver el vuelo de los buitres, o, si nos fijamos bien, alguno de sus nidos "colgados" en la montaña.

En esta parte de la subida vamos a encontrarnos varios carteles señalando la senda de la Calçada de Alpajares, una antigua vía romana, de la que ya hemos hablado en otras publicaciones, pero que pediré paciencia, ya que va ligada muy directamente a otro puerto que aun no ha salido en esta sección de la web.

Tras unos kilómetros casi llanos, como decíamos, una vez llegamos al desvío a Poiares, la carretera se vuelve mas exigente, llegando a encontrar alguna rampa de hasta el 14%. Son cuatro kilómetros los que nos van a hacer exprimirnos un poco mas hasta llegar a lo alto de la colina que marca el final de la subida. Desde ahí, una bajadita de quinientos metros para llegar a la localidad de Ligares.