Las mediciones las hacemos después de recoger los datos que nos muestran algunos de los aparatos de medición que llevamos sobre la bicicleta.

Uno de ellos es un ciclocomputador que es el que graba toda la ruta que realizamos.

Otro de ellos es un dispositivo GPS preparado para marcar y registrar las rutas que hacemos, señalar la altitud a la que nos encontramos y marcar la pendiente que marque la carretera en ese momento.

Procuramos cotejar con mapas topográficos algunos de los datos registrados, para así obtener una mayor precisión en nuestros trabajos.