Salamanca

Sierra de Béjar - La Covatilla

Longitud: 17 Kms
Altitud: 1.962 m
Desnivel: 1050 m
Porcentaje: 6,08 %
Coeficiente: 234

Localización: En Béjar, al sureste de la provincia de Salamanca. Partiendo desde la misma localidad textil por la carretera nacinal N-630, antes de llegar a Vallejera nos desviamos a la derecha en dirección a Barco de Ávila. Pasando el pueblo de La Hoya parte, a mano derecha, la carretera que nos lleva a la estación de esquí Sierra de Béjar - La Covatilla.

Especificaciones: Buena carretera en la primera parte de la subida. A partir del desvío hacia la estación de esquí la carretera, sin ser mala, necesita un buen reasfaltado; las inclemencias meterológicas, la nieve y las bajísimas temperaturas invernales hacen su efecto negativo sobre el asfalto.

Fuentes: En Béjar, en el parque de la Corredera, o en el parque de la Aliseda, después podemos encontrar agua en el pueblo de La Hoya. En la subida a la estación de esquí no hay ninguna visible.

 

Descripción: En el centro justo del Sistema Central nos encontramos con la Sierra de Béjar, entre la Sierra de Francia salmantina, y la Sierra de Gredos abulense. En esta Sierra de Béjar, en su fachada norte, noroeste, nos encontramos con la estación de Esquí Sierra de Béjar - La Covatilla, con 2000 metros en su inicio como estación de esquí, y llegando casi a los 2400 metros en su parte alta.

 

La subida a La Covatilla la iniciamos en Béjar, en la carretera N-630, en el puente sobre el río Cuerpo de Hombre. Ya desde el mismo Béjar, la subida nos exige, y bastante, es un tramo duro hasta Palomares, ahí, suaviza un poquito justo al pasar la rotonda y el río riofrio. continuamos, no obstante subiendo hasta el cruce de La Vallejera, donde tomaremos la carretera a la derecha, en dirección a Barco de Ávila. Aquí, la carretera suaviza bastante, hasta Navacarros, donde empezará otra vez a exigirnos, con un tramo duro justo al pasar por el pueblo de La Hoya. El cruce a la derecha tras La Hoya nos va a llevar directamente hasta la estación de esquí.

Estamos ya en el tramo típico de carretera de montaña. En este primer tramo la subida nos da un respiro, y ya lo podemos aprovechar bien, ya que a partir de aquí vamos a tener casi cinco kilómetros terribles, donde las dos cifras van a estar presentes en nuestros altímetros o gps. Es un continuo tramo de herraduras a cada cual mas dura, primero bastante juntas unas de otras, y después con largas rectas entre ellas, rectas que se nos antojan interminables en cada una de las subidas que se afronten a la Covatilla, ya sea con los rigores del verano, donde el calor nos puede hacer multiplicar nuestro sufrimiento en estas rampas, o con los frios heladores del invierno, donde además, los frios vientos nos pondrán la subida un poco mas complicada aun.

Pasado este durísimo tramo de herraduras, la subida nos da una tregua, pero ojo, no pensemos que ya lo tenemos todo hecho, ya que tras tramos de descanso suelen venir otra vez rampas que a estas alturas ya de la subida se nos antojan en muchos casos auténticas paredes, y esto es una constante hasta concluir la subida, nos hará pensar, en algún momento que por esta rampa ya hemos pasado antes. Estos tramos hacen, si lo vemos sobre el perfil, que el porcentaje medio en estos kilómetros baje bastante, pero nos encontramos rampas que llegan, en algunos casos hasta el 16%. Pasada esta última dura rampa, otro descanso, otra rampa dura, pero no tanto, y el parking de la estación de esquí y el fin de la subida a la estación de esquí Sierra de Béjar - La Covatilla.