Puerto Viejo por Descargamaría

Longitud: 13,4 km
Altitud: 1.116 m
Desnivel: 649 m
Porcentaje: 4,84 %
Coeficiente: 99

Localización: En la Sierra de Gata cacereña. En la localidad de Descargamaría, que ya nos servía de inicio para la ascensión a Puerto Nuevo, iniciamos también la subida a Puerto Viejo.

Especificaciones: En Descargamaría nos encontramos con una carretera excelente, que nos conduce a Robledillo de Gata, pero a partir de aquí la carretera es estrecha bacheada y mala. Una vez pasado el río Malavao, en los tres últimos kilómetros, mejora de nuevo la carretera.

Fuentes: En Descargamaría, en Robledillo de Gata y en el kilómetros siete y medio.

Puerto Viejo por Descargamaría

Descripción: Ya hemos hablado maravillas de la Sierra de Gata, tanto de la parte salmantina, como de la parte cacereña, ya han sido varios los puertos de estas comarcas que han pasado por esta sección: Puerto Nuevo, o la vertiente salmantina de Puerto Viejo, además de nuestro reciente reportaje, publicado en el mes de marzo, en la revista Ciclismo en Ruta. Pues bien, dentro de las maravillas gateñas, si nos tenemos que quedar con alguna, desde el punto de vista cicloturista, esta sería la ascensión a Puerto Viejo, partiendo de Descargamaría a través de Robledillo de Gata.

Iniciamo la ascensión junto a las tranquilas, en esta zona, aguas del río Arrago, un río que va a ser referencia en toda la subida, ya que vamos a seguir inversamente su curso, nosotros lo haremos de abajo a arriba. Partimos de Descargamaría, y disfrutaremos de unos kilómetros iniciales, suaves, entre huertos de cultivos, por una carretera perfecta. Por desgracia, la carretera, empeora, y de que manera una vez llegamos a Robledillo de Gata. Pero ya estamos acostumbrados a transitar por muchos puertos de montaña con carreteras calamitosas, por lo tanto la carretera no nos impedirá el disfrute, primero de Robledillo de Gata, y posteriormente del resto de la subida.

Robledillo de Gata pasa por ser uno de los pueblos mas pintorescos, no solo de la Sierra de Gata, sino también de toda la provincia de Cáceres. Sus callejuelas estrechas, sus construcciones típicas mirando al Arrago hacen de el un pueblo muy peeculiar y pintoresco. Declarado Conjunto Histórico Artístico es parada obligatoria en nuestro transitar por esta serrania, y si es posible, visitar la antigua almazara, hoy convertida en tienda-museo.

Una vez dejado atrás Robledillo, el puerto transcurre por una zona de cultivos de los habitantes del pueblo, por aquí basicamente vamos a encontrarnos olivos. Esta zona nos depara a su vez unas vistas magníficas hacia el pueblo y el valle del Arrago.

ronto llegaremos a la zona de la antigua calzada romana, restos de uno de los tantos ramales de la Vía Dalmacia, una importante Calzada Romana, que unía, en la época Imperial, las localidades de Miróbriga y Caurium, es decir, Ciudad Rodrigo y Coria.

Dejamos atrás esta zona mas suave en nuestra subida, y el puerto va a cambiar su fisonomía rapidamente. Vamos a adentrarnos en una zona boscosa, donde abundan los castaños, pinos, madroños, también alguna zona de robledal y eucaliptos. Esta es una zona magnífica para el cicloturismo. Mientras remontamos el puerto podremos seguir teniendo unas magníficas vistas del Valle del Árrago, siempre a nuestra izquierda, mientras vamos observando, sobre todo si es invierno, las numerosas cascadas y riachuelos a nuestra derecha. También es muy típico de este puerto el característico "verdín" en la carretera de zonas muy húmedas, no en vano, esta zona lo es.

así transcurrirá nuestra subida hasta llegar al río Malavao, o la Malena, como lo conocen por aquí, que, por cierto, tiene una característica distinta al resto de caudales de la zona, ya que el Malavao vierte sus aguas al Duero, a través del Águeda, mientras que el resto de ríos de la zona son de clara inclinación sur, hasta verter sus aguas en el Tajo.

Decía que tras llegar al Malavao cambia la fisonomía del puerto, ya que tras una pequeña bajada que tenemos el paisaje cambia completamente terminando el bosque y dejando paso al bosque bajo y ralo, dejando a su vez contemplar las cumbres mas altas de la Sierra de Gata que nos van a acompañar ya hasta coronar el puerto y asomarmos a la parte salmantina donde nos "saludarán", en primer término las dehesas de Agadones, y la localidad de Martiago.