A Coruña

Mirador de O Ézaro

Longitud: 1,8 km
Altitud: 261 m
Desnivel:243 m
Porcentaje: 13,50 %
Coeficiente: 116

Localización: En la Costa da Morte, en A Coruña. Estamos en la carretera que viene desde Carnota en dirección a Corcubión, cuya nomenclatura es AC-550, a la llegada a la ensenada do Ézaro, justo al cruzar el puente, y antes de llegar al pueblo de O Ézaro, giramos a la derecha en la carretera paralela al río Xallas, en dirección a la central do Pindo y las espectaculares cataratas que el río Xallas provoca en su desembocadura. Justo al llegar al puerto y junto a unas pistas polideportivas comenzamos la subida

Especificaciones: La carretera es estrecha, pero se mejoró con la llegada de la Vuelta a España renovandose totalmente en algunas zonas, especialmente en la parte final.

Fuentes: No las hay en la subida, hay que aprovisionar agua en O Ézaro, antes de empezar a subir.

 

Descripción: Ézaro es otro de los multiples y esplosivos muros que de un tiempo a esta parte se han descubierto en España para el ciclismo, y que ha aprovechado la Vuelta para finalizar muchas de sus etapas. 

Ézaro es un pequeño muro, no llega a los dos kilómetros, que está situado en el municipio coruñés de Dumbria, en pleno corazón de la Costa da Morte. 

 

La subida la comenzamos en el pequeño puertoezaro map pesquero de la localidad, junto a las espectaculares cascadas que provoca el río Xallas en su desembocadura, pero poco vamos a poder deleitarnos, ya que tras girar ligeramente a la izquierda comienza el suplicio de las rampas, que según la señal que vemos a la derecha pueden llegar al 30%, aunque en ningún momento el garmin llegó a esas cifras. Aun así, sin llegar a estas barbaridades, la subida nos va a exigir muchísimo, ya desde las primeras rampas, con porcentajes continuos por encima del 18%, casi sin descansos hasta llegar al desvío hacia las casetas de la central do Pindo. A partir de ahí viene lo peor, una doble curva, con cemento rallado, para favorecer la tracción, casi imposible y que es donde mayor cifra de desnivel vamos a encontrar en toda la subida, el 23%. Después, tras encontrar a la izquierda la carretera que viene desde el pueblo de O Ézaro, la subida sigue con un altísimo nivel de exigencia. Un par de rectas interminables por encima del 15% para llegar, por fin, al aparcamiento en el que termina la subida. Allí, el mirador. Momento de disfrutar de las magníficas vistas que el lugar nos depara.