Salamanca

Aldeadávila por Presa. Río Duero

Longitud: 8,1 km
Altitud: 712 m
Desnivel: 494 m
Porcentaje: 6,10 %
Coeficiente: 95

Localización: Para comenzar la ascensión del puerto de Aldeadávila, primero debemos descender. Los cañones producidos por el Duero en su descenso hacia Portugal hace que los desniveles entre el río y las poblaciones sean elevadas, y haya que bajar casi en todas ellas, antes de comenzar a subir.

Especificaciones: La carretera está bastante bacheada y es irregular en general. Hay tramos bastantes descarnados, pero aunque botosa su estado no es malo.

Fuentes: En el kilómetro 1 y medio aproximadamente, a la izquierda de la carretera, a la altura del poblado de Iberdrola.

Aldeadávila por Presa

Descripción: Como hemos dicho antes, para empezar a subir el puerto de Aldeadávila, antes debemos descenderlo. Desde Aldeadávila de la Ribera, o desde la Zarza de Pumareda tomaremos la carretera que nos lleva, en único sentido hacia la Presa de Aldeadávila y hasta el poblado que en su momento Iberdrola tenía para el personal al cuidado de la Presa.

La subida nosotros hemos optado por iniciarla justo al lado de la Presa sobre el río Duero, aunque también se puede iniciar desde el poblado justo, también, al lado del río.

Con la presa a nuestras espaldas, sin llegar a poder verla, eso si, por el recodo que el río hace justo tras ella, comenzaremos nuestra ascensión hasta Aldeadávila de la Ribera. Si hacemos la subida en verano, encontraremos el río tranquilo. Si en cambio la hacemos en primavera o invierno, y tenemos suerte de encontrar las compuertas de la presa abiertas, recordaremos siempre es grandioso espectáculo que este salto de agua nos deparará. Digno de ver alguna vez en la vida.

Encajonados, como estamos, con el Duero por un lado, y las altas paredes, rocosas por un lado, y viendo como el hombre se ha buscado la vida y ante laderas casi verticales ha conseguido, mediante terrazas, conseguir cultivar la tierra en zona tan inhóspita, comenzamos nuestra andadura. Una doble herradura, nada mas comenzar nos va a llevar hasta el túnel de la presa, cerrado a personal ajeno a Iberdrola y mantenimiento de la presa, y a encontrar la primera rampa dura de la subida, no demasiado dura aun para lo que encontraremos después. Antes de llegar al primer kilómetro encontraremos el cruce, a la izquierda que nos lleva hasta el Mirador de la Presa de Aldeadávila, una visita inexcusable si hasta aquí nos hemos acercado, tanto desde el punto de vista ciclista, como para disfrutar de las vistas que desde allí tendremos.

Continuamos nuestra ascensión pasando por el poblado de Iberdrola, que servía, en su momento como alojamiento del personal de la presa. A partir de aquí tendremos siempre una pendiente por encima del seis por ciento durante tres kilómetros, antes de llegar al cruce que nos llevará hasta Aldeadávila. A partir de aquí vamos a encontrar, durante un kilómetro rampas de esas que te hacen retorcer sobre la bici, alguna de hasta 16%. Muy duro este primer kilómetro tras el cruce.
Una vez superado este muro, aunque seguiremos encontrando rampas duras, las combinaremos con algunas partes totalmente llanas, incluso algunas en pequeña bajada.

El puerto finalizará en el siguiente cruce que encontremos, que nos llevará, a la izquierda, a otro mirador sobre la presa de Aldeadávila, El mirador del Fraile, y a la derecha hacia Aldeadávila de la Ribera, que ya la tenemos a poco menos de un kilómetro.